ArturoSoria.com: Artículos interesantes y guía selecta de Arturo Soria
 Arturo Soria > Artículos > historia > Egipto: Descubrimiento en el Valle de los Reyes  
separador

Egipto: Descubrimiento en el Valle de los Reyes

por Julián Hurtado Aguña
Publicado: 01/05/2000  

Julián Hurtado Aguña es Doctor en Geografía e Historia en su especialidad de "Historia Antigua" por la Universidad de Salamanca aprobando en el año 2000 su tesis doctoral con Sobrealiente Cum Laude.


Quizás una de las civilizaciones más relevantes dentro de la Historia de la humanidad, la constituye el mundo egipcio,que nos ha aportado entre otras cosas importantes hallazgos de mastabas, pirámides y otros edificios de carácter público,cuya monumentalidad, perfección y enormes dimensiones,nos indican el adelantado grado de desarrollo de esta civilización,que se extendía en los márgenes del Nilo.

Especialmente importantes son determinadas construcciones del Imperio Nuevo, como los templos de Abu Simbel y Hator en el reinado de Ramses II.En este período destaca también el templo de Amón en Tebas,capital del imperio Nuevo.

Dentro de los descubrimientos arqueológicos más relevantes pertenecientes a la civilización egipcia,podemos incluir los hallazgos de tumbas reales en el denominado Valle de los Reyes. En el año 1902,el americano Theodor David,después de recibir el oportuno permiso del gobierno egipcio, procedió a efectuar diversas excavaciones en este lugar. Descubrió entre otros los sepulcros de Tutmosis IV, Siptah y Amenofis IV.Este último había pretendido desterrar la religión tradicional egipcia, introduciendo el culto al sol, lo que le llevó a un enfrentamiento con el clero partidario de Amón.

Posteriormente estas excavaciones en el Valle de los Reyes fueron continuadas por arqueólogos como Howard Carter,que descubriría el sepulcro del faraón Tutankamón. Este arqueólogo apoyado por Lord Carnavon, proponía que se empezase a excavar un triángulo limitado por las tumbas de Ramsés II,de Merneptah y de Ramses VI.

Excavando en un lugar situado al pie de la tumba de este último,se halló la entrada de la tumba de Tutankamón. Este faraón era yerno de Amenofis IV,que había implantado el culto a Atón, de carácter igualitario. Tutankamon había recibido el trono por su esposa Anches-en –Amón,que se había casado muy joven con él.

Carter descubrió la puerta sellada del faraón y pudo constatar que la tumba no estaba completamente intacta por la acción de los saqueadores de tumbas. Esta tumba,disponía de diversas cámaras o estancias que ofrecieron un importante tesoro de objetos de diversa naturaleza, algunos eran de uso común y otros suntuosos. También se descubrió una cámara sepulcral,que aportó un enorme féretro recubierto de oro,que contenía en su interior otros tres féretros. Finalmente este sarcófago aportó la momia del faraón Tutankhamón, que se conservaba intacta, aunque en gran parte se hallaba en mal estado de conservación. Era sorprendente la abundancia de joyas con las que el rey estaba cubierto.

Esta momia fue analizada por el profesor Derry, que llegó a la conclusión que este faraón de la XVIII dinastía probablemente tenía dieciocho años en el momento de su muerte. Se divulgó la idea de la “maldición del faraón”, algo que en principio fue propiciado por la prematura muerte de Lord Carnavon.También la muerte de diversos colaboradores de Carter,en los años posteriores al descubrimiento de la tumba,fue divulgada por la prensa mundial.

En realidad la supuesta maldición no existe en absoluto, ni se recoge o figura en ninguna inscripción.

El propio Howard Carter desechó esta interpretación ya que “el ritual funerario egipcio no contiene maldición alguna de esta índole para la persona viva, sino sólo la petición de que se dirijan al muerto deseos piadosos y benévolos”. Después del hallazgo de la tumba de Tuthankamón diversas expediciones han trabajado en Egipto hasta la actualidad. Se han hallado diversas tumbas reales, si bien ninguna han aportado unos tesoros artísticos tan importantes como los hallados en la tumba del faraón Tuthankamón descubierta en 1922 por el arqueólogo Howard Carter.

Accede ahora a
Más artículos de este consultorio





Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.





Si quieres puedes

Preparar artículo para imprimir Imprimir

También puedes

Ver más artículos
de este consultorio