ArturoSoria.com: Artículos interesantes y guía selecta de Arturo Soria
 Arturo Soria > Artículos > libros > Paulo Coelho: El Alquimista  
separador

Paulo Coelho: El Alquimista

por Abel Díaz
Publicado: 19/07/2004  

Abel Díaz es profesor de inglés y licenciado en Filología Inglesa y lleva algunos años formándose e investigando la psicología humanista. Es un amante de los libros y no duda en hacer una crítica constructiva cuando algo no le gusta.


El Alquimista: Paulo CoelhoHace poco he empezado a leer este libro, que sobresale en tantas estanterías y bolsillos. Y me pregunto ¿qué tiene este libro de particular que quiere amueblar todas las casas? Para ser franco es un libro que no me gusta, aunque dice muchas verdades. No me gusta literariamente ni me cautiva su aventura, como lo hiciera Robinson Crusoe, Moby Dick, Secuestrado, u otros libros de búsquedas interiores.

Me resulta interesante en cuanto veo que espolea a la gente a buscar su camino, su leyenda personal, como dice ahora la moda. Aunque si la gente leyera libros espirituales básicos, se daría cuenta de que Coelho no está aportando grandes cosas. Y si leyera el Evangelio se daría cuenta de que el Alquimista es una especie de evangelio en clave de aventura. Aunque bastante aventura es ya el Evangelio por sí mismo. Quien quiera hallar la piedra filosofal le animo a atreverse con él; hay allí material para el que necesite hondas respuestas, y de todo tipo.

Porque verdaderamente andamos en búsqueda, aunque no seamos personajes novelescos. Unos buscan novio, otros novia; otros no lo saben. Algunos anhelan un trabajo, otros más dinero. Y, como sugiere el pastor del Alquimista, quizá haya que perder aquello a lo que nos hemos aferrado si queremos encontrar otras puertas, que como las de Alicia nos conduzcan a mundos nuevos.

Yo, que afortunadamente me dedico, entre otras cosas, a trabajar en mi propio mundo interior y en el de las personas me pregunto, ¿cuántos indagan de verdad en su melodía de vida en vez de dedicarse a oír las músicas de otro? Nos es fácil juzgar las vidas de las demás personas, pero hay una verdad que pesa como piedra de molino y no puede refutarse. Nuestra vida está en última instancia en nuestras manos. Son muchos, muchísimos los que intentan robárnosla y trocarla. Empezando por nuestros propios padres. Y después tantos libros, modas, prejuicios, religiones, grupos... Pocas personas entienden verdaderamente la libertad. La vida está en nuestras manos, y si creemos en Dios en las suyas también, pero a la hora de elegir sólo en las nuestras.

Si somos los responsables de nuestra vida ¿por qué nos quejamos pues si nos roban las ovejas o no nos salen las cosas? ¿O es que estamos tan condiciones por lo de fuera que no tenemos libertad? Eso les alegraría mucho a los psicólogos conductistas, pero yo creo que no es así. Hasta cierto punto lo de fuera nos oprime, pero tenemos la capacidad de ir saltando de piedra en piedra hasta llegar a la otra orilla. Quedarse en una piedra en medio del río y juzgar desde ahí la vida no sería justo. Hay otros caminos y lo vemos en películas como Shine donde el hecho de que una persona abrace la fealdad de otra resucita todo el amor que aquella lleva dentro.

¿Existe la piedra filosofal que pueda convertir todo pesar en cama de rosas?

Yo digo: Sí. Para mí si existe. La piedra de alquimia que nos ayuda a vivir no es tal piedra. Ni tampoco alimento, ni pócima. Es sólo querer. Para ser libre hay que querer. Pero querer de veras. Con letras mayúsculas, sobresalientes y letras de fuego si fuera preciso. Si uno quiere de verdad, entonces empieza la verdadera búsqueda y entramos en los siguientes capítulos de la liberación: El dejar que entre la luz para ver todo lo que hay en nuestra vida. Sin luz no hay verdadera liberación. Para liberarse hay que llegar a la verdad que llevamos dentro; la verdad y sencillez como claves de vida. Todo es mucho más sencillo de lo que parece. Cuando uno ha visto todo lo bueno y malo que lleva dentro -lo primero es mucho mayor que lo segundo-, sólo cabe vivir desde esa verdad. Y así es mucho más fácil entender las palabras sugerentes de Jesús, que tanto inspiran a Coelho: "La verdad os hará libres".

¿Y dónde encontrar la luz? Eso ya no lo puedo decir yo. Sólo sé que existe y tiene muchos ángulos y para cada uno vendrá de una manera. Y también sé que luchar en solitario, como un guerrero montaraz en las colinas, no es grato ni fácil. Hay maestros, gente que ilumina con su vida -nos sólo con sus palabras- que puede ayudarnos a bucear en nuestro interior. Cada uno ha de encontrar sus propios maestros. Cada uno tiene que empezar a buscar, pero antes, ha de empezar a querer.

Si lo deseas puedes
Leer más artículos escritos por Abel Díaz

Accede ahora a
Más artículos de este consultorio





Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.





Si quieres puedes

Preparar artículo para imprimir Imprimir

También puedes

Ver más artículos
de este consultorio