www.arturosoria.com / autoayuda /

  El shock sentimental. Stephen Gullo y Connie Church

por Fernando Plaza
publicado el 18 Diciembre 2004

El shock sentimental. Stephen gullo y Connie ChurchEl Dr. Stephen Gullo y Connie Church ofrecen en “El shock sentimental” de la editorial Paidos (Titulo original: Loveshock. How to recover from a broken heart and love again”) las pautas necesarias para ayudarnos a superar una crisis sentimental, al tiempo que explican cuales son las razones por las que sentimos lo que sentimos en esos momentos.

Salvo la portada, que es horrible, el libro es sencillo, útil y está repleto de reflexiones muy interesante. A lo largo de nuestra vida nos tendremos que enfrentar con alguna de que otra crisis sentimental, y siempre ayuda saber que no somos los únicos que hemos pasado por este tipo de situaciones, tanto es así que alguien se ha tomado la molestia de definir las fases que una persona atraviesa hasta que es capaz de enamorarse de nuevo.

Las etapas del shock sentimental

Gullo enumera seis etapas por las que normalmente iremos fluyendo: el shock, la pena, la adjudicación de culpa, la resignación, la reconstrucción y finalmente la resolución. El objeto de este artículo no es explicarlas, porque para eso tenemos el libro que desde aquí recomendamos, lo que si vamos a hacer es recoger algunos párrafos del libro y subrayar algunas ideas interesantes que se pueden encontrar en él.

Una de estas ideas es que es normal pasarlo mal, podríamos decir que es “sano” pasarlo mal en estas situaciones, eso quiere decir que estamos en contacto con nuestros sentimientos, o como dice Melody Beatty estamos “manejando nuestras emociones”.

”El shock sentimental no se convierte en patológico a menos que uno intente reprimirlo o inhibirlo a través de la negación o a través de diferentes formas de exceso, como las drogas y el abuso del alcohol”. Stephen Gullo y Connie Church


Es normal que durante un tiempo estemos invadidos por un pensamiento obsesivo que nos hace recordar constantemente a la otra persona, es normal sentir ira y que nos invadan temores como “que el dolor nunca pasará” o que “nunca volveremos a enamorarnos”. Todo eso es normal y siempre y cuando sigamos fluyendo y resolviendo etapas todo nos conducirá a la resolución de nuestra crisis. También es normal hasta cierto punto que en determinadas ocasiones se produzca lo que Gullo llama "un efecto Zigzag", en el que a veces avanzaremos dos pasos para retroceder luego uno.

Liberarnos de la fantasía y hacer frente al fracaso

Nuestra mente a veces nos juega malas pasadas, intentando escapar del dolor nos aferra a meras fantasías que poco tienen que ver con la realidad. Tener este tipo de fantasías es hasta cierto punto normal y su contenido variará según cual haya sido nuestro papel durante la relación y especialmente en la ruptura: rechazado, rechazador voluntario o rechazador involuntario.

Las fantasías posponen el momento en que tendremos que enfrentemos a esa “profunda sensación de fracaso e insuficiencia”.

”Cuando este sentimiento de fracaso e insuficiencia se apodere de usted es importante que recuerde que sólo es responsable de su propia conducta en la relación, y que no puede cambiar la conducta de su pareja, a menos que ésta quiera. Su única preocupación deberían ser los cambios que usted necesita hacer. Por eso les recuerdo constantemente a mis pacientes que mantener viva una relación amorosa requiere un compromiso mutuo”. Stephen Gullo y Connie Church

Que cierto es todo esto, ¿Por qué sentirse culpable por cosas que tú realmente no has hecho o no has dejado de hacer? Y es que existen dos posturas extremas que se deben evitar a la hora de hacer una asignación madura de la culpa. Una de ellas consiste en “monopolizarla”, en este extremo somos culpables de todo, de lo que hemos hecho y de lo que nos han hecho o nos han dejado de hacer. En el otro extremo, se encuentra la persona que no asume la responsabilidad sobre nada y considera que toda la culpa la tiene la otra parte y que ella es una pobre víctima de las circunstancias.

Por alguna razón que desconozco, son muchos los amigos o familiares, que creen que la forma correcta de ayudarte a superar una crisis sentimental consiste en descalificar a la otra parte. Cualquier alejamiento de la realidad retrasará nuestro proceso de “curación”, ya que si bien en un momento podremos aceptar este tipo de mentiras en nuestro interior se revolverá la parte de nosotros que conoce la verdad.

Puede que sea verdad y que la persona con la que hayas tenido una relación haya sido un verdadero monstruo, pero aun así lejos de sentirnos una víctimas, sería conveniente que analizáramos en qué estábamos pensando cuando decidimos emprender una relación con esa persona y si esa decisión no estaba sustentada por ideas erróneas como “que a las personas se las puede cambiar” o en alguna carencia afectiva.

Un clavo no saca otro clavo

”Carolina no buscó compasión en sus amigos, sino apoyo constructivo. Por esa razón se sentía tan ofendida cuando alguien intentaba concertarle una cita con un hombre. Eso le hacia sentir que no tenía control sobre su propia vida, que era una víctima desesperada cuando todo lo que quería era superar aquel doloroso periodo y ocuparse de lo que le quedaba de vida. Antes de pasar a otra relación, necesitaba una realización emocional y una parte de este proceso dependía de su intimidad”. Stephen Gullo y Connie Church


Los autores del libro enumeran los cinco errores más comunes durante el shock sentimental. Son pautas de conducta destructiva que se desarrollan como reacción a la perdida amorosa y que es aconsejable reconocerlas para alejarse de ellas.

Una de ellas consiste en entablar una nueva relación prematuramente, antes de haber alcanzado la etapa de la resolución del shock sentimental.

”Cada vez que piense que se está “enamorando”, en realidad estará “necesitado”. En lugar de hacer frente a su dolor, lo esconderá dentro de la estructura de otra relación. La dinámica consiste en que “te amo porque te necesito”. Lo que usted está buscando en realidad es un psiquiatra, o una persona que le cuide, no una pareja”. Stephen Gullo y Connie Church


Son muchos los autores, entre ellos Jorge Bucay, de quien hablaremos en próximos artículos, que describen la similitud que existe entre “necesitar” y “amar”. Creo que en nuestro interior entendemos la diferencia y podemos identificar cuando realmente lo que queremos es “no estar solos” que no es lo mismo a “querer compañía” o a tener una pareja para que el tiempo pase más rápido.

Decir adiós

” (…) hasta que no aleje su energía emocional de la otra persona, usted podrá salir con cientos de personas diferentes, pero ninguna le gustará porque aun estará casado o comprometido mentalmente con otra persona”. Stephen Gullo y Connie Church

Decir adiós definitivamente es difícil… invertimos tanto en esa relación. Tal vez el ser humano es un mal perdedor. Tenemos que estar preparados para decir ese “adiós” y es mejor no obligarse a hacerlo si realmente no se siente preparado para afrontarlo.

Una versión mejorada de uno mismo

Este libro nos describe el proceso y nos ayuda a comprenderlo. Llegada la resolución nos daremos cuenta de que ya no somos los mismos de antes, que hemos evolucionado en una versión mejorada de nosotros mismos. Seremos capaces de volver a amar, pero habremos entendido que “amar no es suficiente para sustentar una relación amorosa”.

”Mientras se libera de los últimos sentimientos negativos, evite hablar de su anterior relación de un modo despectivo. No es prudente emitir, en una posible nueva relación, comentarios u observaciones amargos, porque puede que le malinterpreten. Sólo usted sabe lo que ha sufrido mientras atravesaba su shock sentimental, y hablar del pasado de esta manera sólo puede ensombrecer lo que podría y debería ser algo totalmente nuevo”. Stephen Gullo y Connie Church

También es importante no desechar todas las cosas buenas que surgieron dentro de esa relación que terminó. Por poner algún ejemplo tonto, puede que fuera nuestra pareja quien nos enseñara las virtudes de la comida tailandesa, lo divertido que es hacer esquí acuático o las maravillosas canciones de un cantante que no conocíamos… Si bien es normal que en un principio escapemos de todas esas cosas que nos gustaban porque nos recordaban a nuestra anterior pareja, llegado un momento dejarlas atrás sólo por esa razón no es una buena idea.

He elegido este párrafo para terminar este artículo:

"Una parte del crecimiento y la madurez se logra desarrollando el coraje necesario para superar la "tempestad" de nuestra vida sin ser autodestructivos, sin ceder a la amargura y la autocompasión, sin perder la esperanza en nosotros mismos, pero sin dejar de creer en la promesa de nuestras propias vidas". Stephen Gullo y Connie Church

Leer también
Libérate de la Codependencia por Melody Beattie
Límites, fronteras y relaciones por Charles. L. Whitfield

Fernando Plaza analiza en este consultorio prestigiosos libros relacionados con la inteligencia emocional y el autoconocimiento.


Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.