www.arturosoria.com / propiedadintelectual /

  Derechos de explotación

por Henar Pérez Castaño
publicado el 20 Noviembre 2000

A BUDGEN, ALEGRE CHAMBÓN

James Joyce

"Oh, bardo y bebedor, pintor de brocha gorda, si tu mirada un día en estos versos posa, recuerda que ni todas las orgías de Egipto harán que se acelere de la belleza el pulso; deja ya esos ravioles chorreantes de manteca que obstruyen las fuentes de tu enorme talento, retorna al pan de mijo, al agua y al yogurt. Pinta, y ve al infierno. Te esperamos. Fin".

BUDGEN, FRANZ. JOYCE Y LA ESCRITURA DEL "ULISES".
LETRA INTERNACIONAL. Nº 68. AÑO 2000.

INTRODUCCION A LOS "DERECHOS DE EXPLOTACION":

De conformidad con lo establecido en el precepto 2 del TRLPI 1/1996, de 12 de abril, la Sección 2ª del Capítulo III de dicha texto normativo tiene por encabezamiento DERECHOS DE EXPLOTACION.

En este sentido, de un lado, dice el Fundamento de Derecho Tercero de la sentencia de la Audiencia Provincial, (en adelante AP), de Sevilla de 1 de junio de 1996 (RJ 2529), "En cuanto a los derechos de carácter patrimonial, entre los que se comprenden, sobre todo, los derechos de explotación de la obra y, en especial los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, a que se refiere el artículo 17 de la Ley de Propiedad Intelectual, pueden ser transmitidos o cedidos a un tercero (...)", de otro lado, con el Fundamento de Derecho Cuarto de la AP de Barcelona de 10 de enero de 2000 (RJ 1133), "Establece el artículo 17 de la Ley (y del Texto Refundido) que corresponde al autor el ejercicio de los derechos de explotación de su obra en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación que no podrán ser realizados sin su autorización, salvo en los casos previstos en la presente Ley. (RIVERO HERNANDEZ en COMENTARIOS A LA LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL, Editorial Tecnos, Madrid, 1997).

Según el artículo 3.3º de la Ley (y del Texto Refundido), los derechos de autor son independientes y compatibles con los otros derechos de Propiedad Intelectual reconocidos en el Libro II de aquélla, (...)" . (También, Fundamento de Derecho Primero de la sentencia de la AP de Madrid de 2 de febrero de 2000 (RJ 848)).

A tenor de lo positivizado en el apartado 1 del artículo 56 TRLPI, "El adquirente de la propiedad del soporte a que se haya incorporado la obra no tendrá, por este solo titulo, ningún derecho de explotación sobre esta última".

De esta manera, dice el Fundamento de Derecho Cuarto de la sentencia del Tribunal Supremo de 20 de febrero de 1998 (RJ 971), "(...) 2) sobre el boceto transmitido y diferente al original deben pervivir los derechos su explotación a favor de los actores, porque, ..., de lo contrario, aquel cambio material del boceto causado por el recurrente, derivaría en la elusión de los derechos así reconocidos, lo que es absolutamente improcedente. 3) Por todo ello, son inútiles las elucubraciones del recurso sobre la exigencia de "originalidad"..., que se afirma no concurre en el boceto bronce, porque, por lo razonado, debe funcionar el mismo, en especial en lo relativo a los derechos de explotación, como una especie de subrogación real del primitivo original de yeso, y, por ende, produciendo los mismos efectos entre el titular y sus causahabientes (actores y codemandados) , derivados de la tutela de los derechos de propiedad intelectual que se reconocen en la sentencia recurrida, que se confirman". ( En este sentido, CAMARA AGUILA en LA LESION DE LOS DERECHOS PATRIMONIALES Y MORALES DEL AUTOR DE UNA OBRA PLASTICA TRAS SU FALLECIMIENTO. (Comentario a la Sentencia de la Sala 1º del Tribunal Supremo de 20 de febrero de 1998). Pe.i. Revista de Propiedad Intelectual. Nº 1. 1999).

De conformidad con la Disposición Transitoria Tercera del TRLPI 1/1996, de 12 de abril, "Los actos y contratos celebrados bajo el régimen de la Ley de 10 de enero de 1879 sobre Propiedad Intelectual surtirán todos sus efectos de conformidad con la mima, pero serán nulas las cláusulas de aquéllos por las que se acuerde la cesión de derechos de explotación respecto del conjunto de las obras que el autor pudiere crear en el futuro, así como por las que el autor se comprometa a no crear alguna obra en el futuro".

" (...) Plotina había muerto. Durante una estadía anterior en la capital, había visto por última vez a aquella mujer que sonreía fatigada y que la nomenclatura oficial me asignaba por madre, aunque era mucho más que eso: mi única amiga. Esta vez sólo encontre de ella una pequeña urna depositada bajo la columna Trajana. Asistí en persona a las ceremonias de la apoteosis; contrariando los usos imperiales, lleve luto durante nueve días: Pero la muerte no cambiaba gran cosa en esa intimidad que desde hacía muchos años prescindía de la presencia. La emperatriz seguía siendo lo que siempre había sido para mí: un espíritu, un pensamiento al cual estaba unido el mío (...)".

YOURCENAR, MARGUERITE. MEMORIAS DE ADRIANO. EDITORIAL PLANETA, S.A., 2000. TRADUCCIÓN DE JULIO CORTAZAR.

Derechos de explotación

La Sección 2ª del Capítulo III del Título II del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando, aclarando y armonizando las disposiciones legales vigentes sobre la materia, lleva por encabezamiento, en adelante TRLPI, "Derechos de explotación".

En este sentido, tanto con el artículo 428 del Código civil como con el precepto 429 de dicho cuerpo legal, dice el artículo 17 TRLPI, "Corresponde al autor el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de su obra en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, que no podrán ser realizadas sin su autorización, salvo los casos previstos en la presente ley". (Entre otras, Ss. TS de 29 de diciembre de 1993 -RJ 1993/10161-; 15 de diciembre de 1998 -RJ 1998/10149-; 23 de marzo de 1999 -RJ 1999/2005).

De conformidad con el precepto 18 TRLPI, "Se entiende por reproducción la fijación de la obra en un medio que permita su comunicación y la obtención de copias de todo o parte de ellas".

A tenor de lo dispuesto en el Fundamento de Derecho Segundo de la citada sentencia del Tribunal Supremo de 15 de diciembre de 1998 (RJ 1998/10149), "(...) Además, no hay razón par no aplicar a la propiedad intelectual la doctrina jurisprudencial según la cual la propiedad se presume libre de cargas o limitaciones ((sentencias de 14 de mayo de 1992 (análoga a RJ 1993/10101), 23 de junio de 1995 (RJ 1995/4980) y 14 de octubre de 1996 (RJ 1996/7107), entre otras). La concesión de un derecho de reproducción incondicionado y sin plazo no hay duda que limita el contenido del autor del cartel litigioso, por lo que debía ser probada su existencia por la Administración demandada (...)".

De conformidad con lo establecido en el Fundamento de Derecho Cuarto de la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 15 de mayo de 2000 (RJ 2000/1480), "Nos hallamos ante la sincronización en un soporte audiovisual, modalidad de explotación que constituye, según ha señalado la doctrina, un supuesto particular -cualificado- de reproducción, próximo a la transformación.
La referencia del artículo 109 al derecho exclusivo del productor de fonogramas a autorizar la reproducción de éstos, directa o indirectamente, debe completarse con la definición de reproducción contenida en el artículo 18 de la Ley, atendida la fórmula de remisión que el artículo 122 de la Ley establece para los derechos afines o conexos al derecho de autor los del Libro segundo de la Ley, que ésta denomina "otros derechos de propiedad intelectual" (idéntica fórmula que en el artículo 132 del actual Texto Refundido)"

Con el artículo 19 TRLPI, "Se entiende por distribución la puesta a disposición del público del original o copias de la obra mediante su venta, alquiler, préstamo o de cualquier otra forma".

A tenor de lo positivizado en el apartado 1 del artículo 20 TRLPI, "Se entenderá por comunicación pública todo acto por el cual una pluralidad de personas pueda tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas", en todo caso, "No se considerará pública la comunicación cuando se celebre dentro de un ámbito estrictamente doméstico que no esté integrado o conectado a una red de difusión de cualquier tipo".

En cualquier caso el apartado 2 del artículo 20 TRLPI establece un elenco de supuestos de "actos de comunicación pública".

Dice BAYLOS CORROZA, en Tratado de Derecho Industrial, propiedad industrial, derecho de la competencia económica, disciplina de la competencia desleal, Editorial Civitas, Madrid, 1993, 2ª edición, "(...)En cuanto al derecho de transformación de la obra la Ley, en su artículo 21, declara que comprende su traducción, adaptación y cualquier otra modificación en su forma, de la que se derive una obra diferente. Y en el apartado 2 de este artículo, señala que los derechos de propiedad intelectual de la obra resultante de la transformación corresponderán al autor de esta última, sin perjuicio de los derechos de autor de la obra preexistente.

La ley declara (artículo 22) que la cesión de los derechos de explotación sobre sus obras no impedirá al autor publicarlas reunidas en colección escogida o completa".

Con el artículo 23 TRLPI, "Los derechos de explotación regulados en esta sección son independientes entre sí.

Precisamente, dice, en este sentido, el mencionado autor, "lo que significa que para cada una de las modalidades de utilización de la obra que enumera la Ley es preciso obtener, para que la explotación sea legítima, la autorización del autor, sin que baste poseer sólo el consentimiento para aplicaciones o modalidades de explotación aisladas, con la pretensión de estar con ello autorizado para realizar las demás. Es preciso disponer del consentimiento del autor para cada una de las modalidades posibles de explotación de la obra que se pretenda llevar a efecto".

Henar Pérez Castaño es Licenciada en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid especializada en Propiedad Intelectual.


Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.