www.arturosoria.com / eprofecias /

  Música MP3 online ¿gratis?

por Fernando Plaza
publicado el 29 Junio 2004

Introducción

El 21 de junio de 2004, coincidiendo con el Día Europeo de la Música, una delegación de jóvenes artistas y los máximos responsables de la SGAE, AIE, Afyve y ARTE se reunían en la Moncloa con el presidente del gobierno español para exponer los problemas que atraviesa la industria de la música. De entre todos ellos el más preocupante, la piratería discográfica que en los últimos tres años ha destruido más de 1.700 puestos de trabajo directos en España y generado pérdidas cercanas a los 500 millones de Euros.

Napster 2.0

Se trata, como todo lo de ahora, de un problema globalizado, en Estados Unidos la industria de la música ha visto como en los últimos tres años su ventas han descendido dramáticamente a una media de entorno a un diez por ciento anual.

Ninguna otra década en la historia como la de los 90 ha contribuido más al crecimiento de la industria de la música (The Recording Industry Association of America. RIAA. Music and the Internet), pero todos estos progresos han ido acompañados de un aumento vertiginoso de las infracciones de los derechos de copia (Copyrights).

En la actualidad prácticamente todo el mundo tiene acceso a una grabadora de CDs cuando no a una grabadora de DVDs, teniendo por tanto la posibilidad de duplicar sus discos compactos sin perder calidad en el proceso, algo que si ocurría cuando pasábamos a casetes nuestros vinilos o casetes, una inocente costumbre que en su día causó estragos a la industria discográfica forzándola a implantar lo que entonces era un formato totalmente nuevo de sonido, el disco compacto y motivando en EE.UU. la creación en 1992 de un nuevo impuesto para todo aparato de grabación y cinta virgen que compensaría las perdidas ocasionadas por la copia doméstica de discos y CDs (MP3: Legal and Ethical Issues por Adam Powell)

Por su parte la popularización de Internet, los avances en los formatos de comprensión de video y audio como el famoso MP3 y los programas de intercambio de archivos Peer to Peer (P2P, punto a punto) abren la posibilidad de obtener gratuitamente prácticamente cualquier canción en unos pocos minutos.

Es decir, hoy en día se puede disfrutar de lo último en música con la mayor calidad y sin pagar nada... y eso como poco es preocupante para toda la industria musical. Las cifras hablan, si el dinero que entra en la industria discográfica merma, la industria discográfica mengua y con ello miles de empleos, artistas, compositores, músicos y profesionales de la industria.

No obstante, la tecnología ha avanzado y es lícito que todos no beneficiemos de ello, aunque el cambio en un primer momento asustara a algunos poderosos. El senador por el Estado de California, Matthew J. Oppenheim reconocía en su testimonio "Por diferentes razones, algunas buenas y algunas otras no tan buenas, la industria de la música ha sido lenta a la hora de ofrecer a los consumidores alternativas legitimas a la redes P2P. Una vez dicho esto las alternativas ahora están disponibles y funcionan". Los grandes gigantes estuvieron mucho tiempo más preocupados por impedir el cambio que adaptándose a él.

Después de un análisis de las webs más importantes de música online estadounidense, podemos confirmar que esa adaptación finalmente se ha producido y que el consumidor dispone ahora de un amplio abanico de posibilidades para disfrutar legalmente de la música. Continuando con el discurso de Oppenheim "...ya sean tus preferencias PressPlay, Rhapsody, Listen, RioPort, FullAudio, Emusic o MusicMarch o cualquier otra fuente licenciada, actualmente puedes conectarte a la red y obtener legítimamente música de alta calidad online de muchas maneras diferentes. Pero todas estas fuentes legítimas de música online al igual que los medios tradicionales de distribución y venta, encuentran un durísimo competidor en las redes P2P y en la filosofía del "todo gratis".

Napster: la punta de un iceberg muy grande

Napster 2.0Napster nació en 1999 y murió en el 2001. En su corta vida fue un verdadero terremoto, cerca de un millón de usuarios llegaron a utilizarlo simultáneamente y más de ochenta millones de internautas llegaron a estar registrados. En Napster se podía encontrar casi cualquier canción del mundo y funcionaba a las mil maravillas, era rápido y escalable, cuando alguien se bajaba una canción automáticamente Napster convertía esa fuente en un nuevo servidor de la red, capaz de servir esa canción a otro usuarios, esto permitía que el sistema creciese según los usuarios se beneficiaban de él, evitando que canciones muy solicitadas no lo colapsaran (Webmonkey. Life after Napster. Diablo Rojo).

Toda esta eficacia y popularidad llegó a amenazar al negocio de los grandes sellos discográficos, los llamados "big five" Sony, BMG, EMI, Universal /Polygram y la Warner-Electra-Atlantica representados por la RIAA, que demandaron a Napster por infringir la ley de propiedad intelectual y consiguieron el cierre del servicio en julio 2001. El juez que gestionó el proceso de bancarrota que impidió la venta del servicio a Bertelsmann, el segundo grupo de comunicación y prensa más grande de Europa, posteriormente daría luz verde a su compra por parte de Roxio por 5,3 millones de dólares (EFE, El juez aprueba la compra de Napster por la empresa de software Roxio).

iTunes - Apple - iPodNapster 2.0 renovado y esta vez legal renacería de sus cenizas en octubre de 2003, con unas expectativas de facturación de veinte millones de dólares en su primer año de vida, algo que va camino de conseguir, con lo que se convertiría en el principal rival del iTunes de Apple que por su parte ha conseguido sorprender con su éxito a todo el mundo, con sus más de 50 millones de descargas y con unas expectativas para su primer año de vida de 130 millones de descargas, a un precio de 0,99 dólares por canción, animando a la entrada en este sector a empresas como el gigante estadounidense de la distribución minorista Wal Mart y a otras ajenas al negocio discográfico como la cadena de comida rápida McDonald´s.

Por su parte los sucesores de Napster en su vertiente ilegal también aprovecharon el vacío que ésta maravilla tecnológica había dejado con su cierre. Como bien señala Ignacio Escolar (Evolución P2P. Mobile News. 16 Septiembre de 2003) "Cada juicio que ganan, cada heredero de Napster que cierran, sólo sirve para que los programas peer to peer aceleren su evolución (...). La primera generación de redes P2P - como Napster o AudioGalaxy - necesitaba servidores centrales para encontrar los ficheros, una debilidad que acabo con estos protocolos ya que podían impedir y controlar el intercambio, como después ordenarían los jueces. La segunda generación - Kazaa, Blubster o Morpheus - no necesitan servidores centrales, por lo que demandar a las empresas ya no servía (...). La tercera generación P2P: redes con comunicaciones anónimas difíciles de espiar como Earth Station 5 o Freenet".

"Además los sistemas P2P han aprendido de los errores y las debilidades de Napster y se han adaptado. Su naturaleza es completamente multinacional y sus redes descentralizadas e incontrolables. Kazaa es el mejor ejemplo de todo esto: el software fue creado por tres programadores en Estonia por encargo de una empresa holandesa que ideo el proyecto pero que a su vez vendió el sistema a una compañía cuya sede se sitúa en la isla Vanatu, en el Océano Pacífico, cuyos directivos trabajan en Australia. Un proceso contra Kazaa, por tanto, implicaría por lo menos a cinco paises" (Descargar o no descargar. Adem Sehovic)

eMule

El mundo del P2P con sus redes, protocolos y programas, entre ellos Emule y Edonkey, han alcanzado tal popularidad que en la actualidad mueven a más de doscientos millones de usuarios y raro es el día en donde hay menos de 4,5 millones de usuarios online al mismo tiempo (Baquia. Un asno preocupa a la industria musical)

Estas redes se han convertido en objeto de la persecución de los servicios legales de la industria de musical y cinematográfica. Es una lucha constante llena de argucias legales, provocaciones y estrategias tecnológicas para poder seguir manteniéndose en funcionamiento. Una lucha que también ha llegado a España, donde la web www.DonkeyMania.com permanece clausurada por un presunto delito contra la propiedad intelectual (noticia publicada en la web de Sociedad General de Autores Españoles. SGAE)

Los usuarios de estas redes tampoco se libran de esta persecución legal, en Junio de 2004 las discográficas estadounidenses demandaban a 482 nuevos usuarios de Internet, por intercambiar contenidos ilegalmente a través de las redes de pares (redes P2P), con lo que ya asciende a 3.429 el número total de usuarios finales demandados. Estos usuarios no son identificados en las demandas sino que quedarán identificados tras las investigaciones que forman parte del juicio, por lo tanto cualquier persona que haya utilizado esas redes P2P para intercambiar archivos protegidos por Copyright puede estar ya demandado por estas poderosas compañías, si bien teniendo en cuenta las cifras de usuarios antes mencionadas las probabilidades de haber sido demandado son inferiores a las de que te caiga un rayo encima (An Offer You Can Refuse. Paul Boutin).

¿ Qué son fines ilegales ?

"Un copyright se infringe cuando una canción se pone a disposición del público, colgándola (upload) en un sitio de Internet para que otras personas la descarguen, enviándola a través del e-mail o un servicio de chat o reproduciendo y distribuyendo copias sin autorización del propietario de los derechos de copia. En las demandas civiles la infracción de un copyright ocurre tanto si se intercambia dinero por la música como si no, en las causas penales basta con que exista la posibilidad de una perdida económica para el poseedor de los derechos de copia o un lucro en beneficio del infractor de los derechos de copia" (RIAA. Downloading and Uploading en referencia al Acta No Electronic Theft NET)

Aunque estamos haciendo referencia a fuentes estadounidenses en algo parecido a un ejercicio de derecho comparado, básicamente todo es prácticamente lo mismo. He aquí una lista de acciones no legales:

  • Poseer copias de música que no has comprado legalmente.
  • Bajarse música de Internet sujeta a derechos de copia salvo que seas propietario de los originales.
  • Compartir música comprada o bajada, con otras personas o con otros usuarios de la red.
  • Pasar música comprada al ordenador y ponerla a disposición en la red.
  • Y un largo etc

Esto no pretende ser una lista exhaustiva sino meramente orientativa, y se podría por tanto matizar mucho. Pero ¿qué es lo que más preocupa a las discográficas? Con acuerdo a la entrevista realizada a Hillary Rosen en la revista Wired (Heating Hilary por Matt Bai. Wired) poco antes de abandonar su alto cargo en la RIAA, a las discográficas lo que más les preocupa son las personas que sirven música (upload) y no los que bajan música (download), ya que a todos los efectos el "uploader" es un distribuidor ilegal, y si no existiesen distribuidores los "downloaders" no podrían bajarse nada. Conforme a sus estadísticas, el 97% de la música que se descarga es distribuida por un 3% de los ordenadores conectados.

No podemos esperar...que todo sea gratis

Le pese a quien le pese. A todos nos gusta cobrar a fin de mes, que no se nos cuelen cuando hacemos fila y podernos comprar un coche, y aquí apuntillo porque parece que existe un mal generalizado que consiste en valorar mucho lo que uno hace y poco lo que hacen los demás. No pretendo ser moralista, entre otras razones porque no es necesario, cualquier argumento basado en la premisa del "todo gratis" no es sostenible y raya la demagogia.

Curiosamente, las mismas empresas que son demandas por, entre otras razones, proveer los programas que permiten el intercambio ilegal de música, parecen recobrar su sensibilidad por los derechos de autor cuando se trata de hablar de fraudes relacionados con sus programas. Recojo a continuación un fragmento de la web de Kazaa:

"¿Tienes una versión no-oficial de Kazaa?
Si te han pedido que pagues por una versión de Kazaa Media Desktop que no es Kazaa Plus, se trata de una versión distribuida por empresas sin escrúpulos que no tiene ninguna relación con Sharman Networks y que probablemente se trate de una versión modificada o desactualizada de nuestro software"

Kazaa

Vamos que la empresa que diariamente se lucra por el intercambio ilegal de millones de canciones que no le pertenecen y que intenta defenderse de la justicia norteamericana asentando su sede en una diminuta isla del pacífico llamada Vanatu, no duda en escandalizarse y calificar de "empresas sin escrúpulos" a aquellas otras que "refríen" su software y lo venden aprovechándose del buen nombre de Kazaa... sin duda esas empresas no son legales porque vulneran los derechos de autor que Sharman Networks poseé sobre su software, pero no deja de ser una ironía de dimensiones bíblicas en donde el que tiene una viga en su ojo se molesta por la paja en el ojo ajeno.

No obstante, no es de extrañar que Kazaa enfatice sobre este aspecto ya que cada vez más usuarios utilizan la versión "modificada" de su software, bautizada como "KaZaA Lite", que no incorpora spyware y que es distribuida por un hacker no identificado que se hace llamar Yuri y que vive en Rusia (Descargar no descargar. Adem Sehovic).

Una vez admitamos que las cosas no pueden ser gratis podemos empezar a defender lo que el consumidor si que tiene derecho a exigir en estos momentos a la Industria Discográfica y que antes o después tendrá que ofrecernos a todos, incluidos los españoles:

Podemos esperar...

  • Que toda la música este disponible en Internet de forma legal
  • Que no se produzcan demoras para potenciar el consumo de la música en las tiendas tradicionales.
  • Que la música comprada en Internet sea más barata que la comprada en una tienda.
  • Que no se nos obligue a comprar un CD de doce canciones cuando sólo nos gustan dos.
  • Que no se nos obligue a suscribirnos mensualmente a las webs que ofrecen música online.

¿ Cuál es el panorama español ?

Napster no ha llegado a EspañaYa hemos hablado de cómo la industria estadounidense, animada por los éxitos de Apple se está volcando en el negocio de la música online. Los internautas de EE.UU. y Europa disfrutan ya de un montón de webs que ofrecen música legal online.

Sin embargo, a fecha de este artículo, los usuarios de Internet españoles aun no podemos disfrutar de la música legal on-line. No tenemos Napster de Roxio, no tenemos iTunes de Apple... tras buscar mucho sólo he podido encontrar la web de Tiscali que a mi parecer, por el momento, deja aun que desear entre otras razones porque vende sus canciones a precios bastante superiores a los que los grandes del sector ofrecen su música, 99 céntimos de euro/canción y 9,95 euros/album.

Tiscali Music Club

¿Qué ocurre en España? Puede que las empresas se sientan tímidas a la hora de realizar las inversiones que una proyecto como este requiere en un país donde la piratería hace estragos a todos los niveles y donde la palabra TopManta es noticia todos los días. En cualquier caso, todo llegará y con suerte pronto dejaremos de ver carteles del tipo "Currently, the Service is only available to residents of the United States"

Música Legal de Pago Vs Música Ilegal Gratis

Después de toda la teoría llega la práctica, el momento en el que el internauta tiene que tomar una decisión. Según mi opinión, aunque obligaran a todos los internautas a leer este artículo y otros similares, la mayoría seguirían eligiendo la Música Ilegal Gratis. Porque es gratis y porque aparentemente no existirá ningún castigo por esa decisión.

Puede que las demandas a particulares por parte de la RIAA consigan su objetivo, asustar a los internautas de la segunda generación de P2P. Pero como ya hemos mencionado las tercera generación - Waste, Freenet, Earth Station 5 - promete proteger al usuario final a través de fuertes encriptaciones y enmascaramientos de direcciones IP. Si el delito es anónimo y por tanto la impunidad queda asegurada, ¿cuantos elegirían la vía legal?.

Earth Station 5

La RIAA protesta porque los operadores telefónicos no facilitan la persecución de los piratas, algo por otro lado normal teniendo en cuenta que el éxito en las ventas de ADSL se ha apoyado enormemente en la posibilidad de descargar música gratis (Michael Labor, Chairman of Impala. Independent Music Companies Association). Sin la colaboración de los operadores la identificación de los usuarios detrás de las direcciones IP se dificulta, pero aunque se consiguiera esta colaboración por mandato judicial ¿Qué hacer contra empresas como Earth Station 5 que han declarado abiertamente la guerra contra la industria del entretenimiento y que para más INRI tiene su sede nada menos que en Palestina?.

Tal vez las industria discográfica este luchando una guerra que no puede ganar.

Si el usuario es anónimo ¿qué opciones hay?

Senador Orrin HacthEl senador estadounidense y compositor Orrin Hatch lo tiene muy claro, destruir los ordenadores de los participantes en estas redes. El sistema funcionaría tal que así, el internauta descargaría un archivo que aparentemente es una canción que ha solicitado, pero resulta ser algo parecido a un virus que inutiliza su computadora. Algo que actualmente estaría prohibido por la legislación anti-hacking (US Senador supports attacking P2P music pitates por Geoff Gasior). Una medida demasiado radical como para llevarse a cabo, al menos en estos extremos.

Lo que si que ya se hace en la actualidad es contaminar las redes P2P con archivos falsos, corruptos y con mensajes de advertencia. El usuario cree estarse descargando el último éxito de Avril de Lavigne y lo que termina descargándose es un archivo con un molesto bucle interminable o una advertencia en la que se le pide que cese en su actividad ilegal.

Conclusión

En este tema, como en casi todos, no existe el blanco y negro. Por lo menos yo, no me voy a creer al pie de la letra el discurso victimista de las empresas discográficas, como tampoco estoy de acuerdo con la filosofía del "todo-gratis" y el anarquismo en la red.

Una vez renegados los extremos, he de decir que el intercambio de música, películas, libros, comics, juegos en la red será muy difícil de erradicar y que con acuerdo a la evolución que en éstas tecnologías se vive terminara siendo un intercambio anónimo e impune. Y muy probablemente la industria discográfica tendrá que evolucionar aun más de lo que lo ha hecho, aunque a todas luces sea injusto para ellas.

De alguna manera si los gobiernos quieren proteger a la industria discográfica sin frenar el avance tecnológico, tendrán que ver la manera de compensar el perjuicio que éstas industrias sufren por el uso indebido de esos avances por parte de los ciudadanos.

Justin Frankel creador de WinAmp, Gnutella, WasteNinguna de estos argumentos debe ser tomado por el internauta como un justificación a la comisión de un delito y no estamos ante una situación que ni mucho menos obligue un desobediencia generalizada de la norma. Con esto quiero decir que si intercambias, compartes y copias música, estás infringiendo la ley y puedes ser castigado, aunque el día de mañana te den una medalla y consideren que fuiste un visionario.

Por último, distingamos el uso de la herramienta, de la herramienta misma y del creador de ésta. Programadores como Justin Frankel - Winamp, Gnutella y Waste -, Shawn Fanning creador de Napster o el español Pablo Soto, creador de Manolito P2P, son como poco mentes brillantes y sus obras son consideradas por muchos verdaderas joyas de la programación. La creatividad y la originalidad son virtudes escasas que se han de premiar y fomentar, aunque en ocasiones vengan acompañadas de una cierta excentricidad y una inadaptación a las reglas de mundo convencional.

Leer también
iTunes de Apple aterriza en España por Fernando Plaza Mesas

Fernando Plaza es el responsable de que en este web todo funcione corréctamente. De mayor le gustaría ser igualito que Grissom de la serie CSI Las Vegas.


Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.