www.arturosoria.com / happyanimal /

  Ojos: Emergencias oculares en perros y gatos

por Beatriz Unzeta Conde
publicado el 29 Junio 2004

Las emergencias oculares son una de las principales causas de consulta en la clínica veterinaria. En algunos casos es necesaria la actuación por parte de los dueños de modo inmediato antes de llegar a la clínica por lo que a continuación se dan las pautas de manejo de distintas urgencias oculares que con más frecuencia se observan.

Posteriormente siempre será necesaria la valoración y el tratamiento específico bajo u estricto control veterinario para evitar posibles complicaciones.

Luxación del globo ocular

Debido a traumatismos se puede forzar la salida del globo ocular hacia adelante y su salida de la órbita. En este momento el suministro arterial de sangre se mantiene normal pero no el retorno venosos y la primera consecuencia es la congestión venosa del globo ocular que hace que aumente de tamaño y complica su reposición en la órbita aún más. Las razas braquicefálicas como los shih tzu o los Pequineses tienen una mayor predisposición debido a que la órbita se encuentra más superficial y tiene una abertura más amplia.

Inmediatamente después del traumatismo, el dueño debe intentar deslizar los párpados sobre el ojo y tratar de reponerlo en la órbita impidiendo que se traumatice aún más y acudir lo antes posible al veterinario.

Quemaduras químicas

Los ácidos como el amoniaco o los álcalis como la sosa, son agentes irritantes que comunmente se ven implicados en quemaduras oculares tanto en perros como en gatos. Los primeros minutos son los más importantes y en ellos el dueño debe lavar y limpiar el ojo con agua corriente templada para eliminar el agente irritante del ojo y evitar que dañe capas más profundas.

Tras estos primeros cuidados, es necesario el tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios y un examen oftalmológico detallado por parte del veterinario para evaluar las estructuras oculares dañadas y evitar la posible pérdida de visión.

Traumatismos romos

Pueden ser directos sobre el ojo o indirectos afectando a los huesos de la cara con graves consecuencias como hemorragias y edema por lo que se hace necesario un examen oftalmológico detallado. En ellos puede que a veces no se haga evidente un daño ocular pero sí que puede haber graves alteraciones a nivel interno que comprometan seriamente la visión de nuestro animal.

Traumatismos perforantes

Suelen estar provocados por espinas, astillas, garras o dientes y pueden afectar a los párpados, la membrana nictitante o tercer párpado, la córnea e incluso producir una perforación del globo ocular. Suelen conllevar la aparición de infecciones por bacterias que complican aún más el proceso, sin embargo el dueño nunca debe tratar de eliminar el cuerpo extraño ya que en muchas ocasiones es el que está impidiendo que se produzca la salida del humor acuoso que se encuentra en el ojo y se produzca una hemorragia que tendría peores consecuencias para el ojo ya dañado.

La única indicación en este caso es acudir a un veterinario lo antes posible para realizar el tratamiento oportuno.

Leer también
Urgencias en pequeños animales: ¿Qué hacer? por Jorge Martín-Almagro Gómez

Beatriz Unzeta Conde es Licenciada en Veterinaria por la Univ. de León.

Conozca Happy-Animal y tenga la tranquilidad de saber
que sus animales reciben los mejores cuidados.



Happy-Animal   |   Tampico, 34  |  Tfno: 91 393 20 10


Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.