www.arturosoria.com / propiedadintelectual /

  Derecho internacional. Derecho comunitario

por Henar Pérez Castaño
publicado el 1 Junio 2000

(...) abre tu ser, despierta,
aprende a ser también, labra tu cara,
trabaja tus facciones, ten un rostro
para mirar mi rostro y que te mire,
para mirar la vida hasta la muerte,
rostro de mar, de pan, de roca y fuente,
manantial que disuelve nuestros rostros
en el rostro sin nombre, el ser sin rostro,
indecible presencia de presencias ...

OCTAVIO PAZ. "Piedra de Sol" Editorial Clío, Libros y vídeos, S.A. de C.V.Instituto de Cultura de la Ciudad de México. 1998

A tenor de lo dispuesto en el apartado 4 del artículo 10 C.c., "Los derechos de propiedad intelectual y de propiedad industrial se protegerán dentro del territorio español de acuerdo con la Ley española, sin perjuicio de lo establecido en los Convenios y Tratados internacionales en los que España sea parte", es decir, con BAYLOS CORROZA, "la protección jurídica, en los derechos intelectuales, tiene carácter territorial; lo que quiere decir que en principio, su ámbito de aplicación y su contenido son los que determina la ley de cada país, que es en todos los casos la aplicable, (...)".

A pesar de dicho principio de territorialidad, básicamente, en virtud de lo establecido tanto en el apartado 5 del artículo 1 C.c. como en el apartado 1 del precepto 96 CE, "(...) rigen en España, determinando el alcance de la Ley española de Propiedad Intelectual, en relación con la protección a los autores no nacionales de nuestro país, el Convenio para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas de Berna de 9 de septiembre de 1886 (versión de 24 de julio de 1971 (BOE 4 de abril de 1974)) y el Convenio Universal de Derecho de Autor de Ginebra de 6 de septiembre de 1952 (en la redacción dada en la misma fecha que el anterior (BOE de 10 de enero de 1975 y BOE de 15 de enero de 1975)", con el autor mencionado.

Con BONDIA ROMAN, "pero aunque el Convenio de Berna no se aplique en España a los españoles, no quiere decir que no se pueda y se deba considerar para la interpretación de nuestra TRLPI, en especial en aquellos preceptos cuyo alcance o extensión no aparezca claramente delimitado". En este sentido, entre otras, fundamento séptimo de la STS de 30 de mayo de 1989 (RJ1989/4990); fundamento de derecho tercero de la STS de 18 de enero de 1990 (RJ 1990/34); fundamento de derecho segundo de la STS de 3 de diciembre de 1990 (RJ 1990/10029); fundamento de derecho tercero del Auto del Tribunal Constitucional de 9 de mayo de 1995 (RTC 1995/134); fundamento de derecho tercero de la STS de 11 de marzo de 1996 (RJ 1996/2413); fundamento de derecho primero de la STS de 26 de junio de 1998 (RJ 1998/5019).

El régimen jurídico de la propiedad intelectual en España viene también constituido por las normas emanadas de las instituciones comunitarias.

En efecto, dice el autor últimamente mencionado, "hay que considerar tanto la originaria, especialmente las disposiciones del tratado relativas a la no discriminación y a la libre circulación de mercancías y servicios (interpretadas por la jurisprudencia del TJCE, cuya doctrina ha originado algunas directivas), como a la derivada".

"Tres veces en mi vida he tenido miedo.
El primer miedo que me hizo estremecer y me puso los pelos de punta obedeció a una causa insignificante, pero extraordinaria. Para pasar el rato fui un día a la estación a recoger los periódicos (...)".

ANTON P. CHEJOV. El miedo en "Historia de una anguila y otras historias". Traducción del ruso por Saturnino Ximénez. Espasa-Calpe, S.A., Madrid. 3ª edición, 1963.

De conformidad con lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 10 TRLPI, "Son objeto de propiedad intelectual todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro, (...)".

En efecto, de un lado, una obra literaria, artística o científica, esto es, corpus mysticum, de otro lado, el soporte o medio, es decir, corpus mechanicum, en que dicho dicho bien inmaterial ha sido plasmado.

Por tanto, son dos objetos diferentes, sin perjuicio de las mutuas relaciones existentes entre ambos. Dice, en este sentido, GALAN CORONA, "sobre la obra recae la propiedad intelectual que corresponde al autor por el solo hecho de su creación (artículo 1 TRLPI) y que "está integrada por derechos de carácter personal y patrimonial, que atribuyen al autor la plena disposición y el derecho exclusivo a la explotación de la obra, sin más limitaciones que las establecidas en la Ley" (artículo 2 TRLPI), es decir, por los denominados derechos de autor. La cosa material en que se plasma la obra es, (...), objeto de propiedad ordinaria y de los derechos que recaen sobre los bienes materiales".

Tanto el artículo 3 TRLPI como el artículo 56 TRLPI responden a todo lo anteriormente desarrollado.

La STS de 5 de febrero de 1998, en el Fundamento de derecho tercero, aborda la cuestión que nos viene ocupando.

BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO, en relación con dicho fallo judicial, dice, "La adquisición de una obra plástica -por ejemplo, un cuadro o una escultura- no implica la adquisición del derecho de autor o de facultades del mismo sobre esa obra. Quien compra un cuadro o una escultura no puede reproducirla, ni distribuir copias de la misma, ni comunicarla públicamente, ni transformarla u autorizar su transformación (artículos 17 a 21 TRLPI). La ley atribuye únicamente a ese comprador "el derecho de exposición pública de la obra...salvo que el autor hubiera excluido expresamente este derecho en el acto de enajenación" del cuadro de la escultura; y, en todo caso, "el autor podrá oponerse al ejercicio de" ese derecho de exposición pública "cuando la exposición se realice en condiciones que perjudiquen su honor o reputación profesional (apartado 2 del artículo 56 TRLPI). La enajenación del soporte original de la obra plástica no priva en principio al autor (el pintor, el escultor), o a sus causabientes, de los derechos de explotación sobre la misma", nunca, claro está, de los derechos morales, que son, a tenor de lo establecido en el apartado 1 del artículo 14 TRLPI " irrenunciables e inalienables".

Más información en:

Baylos Corroza, Hermenegildo.
Tratado de Derecho Industrial.
Editorial Civitas, Madrid. 2ª edición, 1993.

Bondía Román, Fernando y Rodríguez Tapia, José Miguel.
Comentarios a la Ley de Propiedad Intelectual.
Editorial Civitas, Madrid, 1997.

Colombet, Claude.
Grandes Principios del Derecho de Autor y los Derechos en el Mundo.
Estudio de Derecho Comparado.
Ediciones Unesco/Cindoc, 3ª edición, 1997.

Bercovitz Rodríguez-Cano, Rodrigo.
Cuadernos Civitas de Jurisprudencia Civil. Número 46.
(STS de 20 de febrero de 1998)).

Galán Corona, Eduardo.
Comentarios a la Ley de Propiedad Intelectual.
(Obra coordinada por Bercovitz Rodríguez-Cano).
Editorial Civitas, Madrid.

Henar Pérez Castaño es Licenciada en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid especializada en Propiedad Intelectual.


Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.