ArturoSoria.com: Artículos interesantes y guía selecta de Arturo Soria
 Arturo Soria > Artículos > poetaurbano > La tierra duele  
separador

La tierra duele

por Ricardo Jiménez
Publicado: 20/05/2001  

Ricardo Jiménez sencillamente escribe sobre su forma de ver el mundo, pero cada cual tiene su propia perspectiva. Opiniones, críticas o ideas son bienvenidas.


Hoy me propuse recordar, después de tanto tiempo, el porqué estoy aquí, y cómo he llegado a verme así.

Crecí en un pueblo pequeño, rodeado de arboles y ríos, de paz y alegría, de sabiduría y bienestar, así lo veían mis ojos de niño.

Mi adolescencia, se llevó consigo a la inocencia, mis ilusiones de niño, y todo lo demás.

No tardé en querer cambiar, trabajé en todo cuanto mis limitaciones, debido al lugar en donde me encontraba, dejaron para mí, y vendí mi alma al diablo hasta llegar aquí.

No entendía por qué tenía que esconderme para ser feliz, no tardaría en descubrirlo.

Mi primera desilusión llegó al desembarcar, cuando nos gritaron que debíamos correr, por que si no eran esos hombres con linternas en sus manos, serian los perros los que nos alcanzarían.

No obstante, esto no logró apagar en mí el ansia de felicidad, que más tarde, y gracias a mi perdida de inocencia, vería que lo que más pretendía, era libertad.

He deteriorado mi vida, mi salud, mis ilusiones, he dejado perder mi dignidad y mi honradez por que, no contento con buscar utopías, ya solo quería dinero, dinero para pagar mi estancia en este país, que no me conoce ni me reconoce.

Como es posible, que en una sociedad civilizada, donde los más niños crecen aprendiendo de lo que ven, ocurran cosas así. Que me miren con desprecio y apatismo, a veces con autentico odio.

Mucha gente es participe de equilibrar los pilares que sostienen lo existente, y yo, aportando mi granito, me considero una de ellas.

Yo que trabajo de sol a sol, que mis únicas vestimentas son raídas ropas, y que al mirarme las manos, recuerdo angustioso que años atrás, eran el baso en que bebía de uno de mis ríos, y que hoy solo sirven para taparme la cara ante los demás.

Mi mayor alegría es recordar y pensar en lo vivido, y que no ha sido en vano. Que mi oportunidad esta esperándome, y que a quien le cuente mis experiencias, piense y recapacite, y pongan los medios para que su vida no sea parecida a la mía.

Y que al buscar el sueño cada noche, me encuentro de nuevo tendido entre los arboles de mi pequeño pueblo, que ansía mi regreso.

Accede ahora a
Más artículos de este consultorio





Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.





Si quieres puedes

Preparar artículo para imprimir Imprimir

También puedes

Ver más artículos
de este consultorio