ArturoSoria.com: Artículos interesantes y guía selecta de Arturo Soria
 Arturo Soria > Artículos > propiedadintelectual > Duración de los derechos de explotación  
separador

Duración de los derechos de explotación

por Henar Pérez Castaño
Publicado: 20/02/2001  

Henar Pérez Castaño es Licenciada en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid especializada en Propiedad Intelectual.


" (...) En el estilo de las ideas y en el estilo de la prosa de Órtega se reconoce el pulso de una personalidad intensamente vital.

Ciñéndonos a la prosa, sentimos que su escritura es, por lo pronto, una escritura oral. Se pone uno a leer las páginas de su mano, y le parece estar más bien oyendo el período brillante, pleno, rotundo, de una fluida y vibrante sonoridad oratoria. No, no es su prosa una escritura para los ojos, sino para el oído. (...) Es que esos textos no habían sido elaborados sobre el papel, sino bastante antes, en la cabeza del filósofo(...)".

AYALA, FRANCISCO. "ORTEGA Y GASSET: SU IMAGEN, SU ESTILO" (LA RETORICA DEL PERIODISMO y OTRAS RETORICAS). EDITORIAL ESPASA-CALPE, MADRID, 1985.

La duración de los derechos de explotación

El Capítulo I del Título III del TRLPI lleva por encabezamiento, "Duración".

En efecto, dice el artículo 26 de dicho cuerpo legislativo, "Los derechos de explotación de la obra durarán toda la vida del autor y setenta años después de su muerte o declaración de fallecimiento", sin perjuicio de que el artículo 6 de la Ley de 10 de enero de 1879, hubiese establecido que, "La propiedad intelectual corresponde a los autores durante su vida, y se transmite a sus herederos testamentarios o legatarios por el término de ochenta años(...)".

En este sentido, con BERCOVITZ RODRÍGUEZ -CANO, en COMENTARIOS A LA LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL, TECNOS, 2ª EDICIÓN, 1997, "(...) La idea que subyace a la temporalidad del derecho de autor es el reconocimiento de un derecho de exclusiva sobre la explotación, y consiguientes beneficios, de la obra a cambio de obtener su divulgación, es decir, su aportación al acervo cultural de la sociedad (...)".

En cualquier caso, el TRLPI prevé un cómputo diferente dependiendo de el tipo de obra ante el que nos encontremos.

En efecto, el artículo 27 TRLPI tiene por encabezamiento, "Duración y cómputo en obras póstumas, seudónimas y anónimas".

En virtud de lo positivizado, de una parte, con el apartado 1 del artículo 27 TRLPI, en la obra materializada en colaboración por varios autores, el plazo de duración será computado desde la muerte o declaración de fallecimiento del último co-autor, de otra parte, con el apartado 2 de dicho artículo, en el caso de la obra colectiva el plazo de duración empezará a contar desde la divulgación de la obra.

A tenor de lo dispuesto en el artículo 29 TRLPI, "En el caso de obras divulgadas por partes, volúmenes, entregas o fascículos, que no sean independientes y cuyo plazo de protección comience a transcurrir cuando la obra haya sido divulgada de forma lícita de la obra, según proceda".

Finalmente, con BAYLOS CORROZA, en TRATADO DE DERECHO INDUSTRIAL, EDITORIAL CIVITAS, 2ª EDICIÓN, 1993, "(...) señala la Ley que los plazos indicados se computarán desde el día primero de enero del año siguiente al de la muerte o declaración de fallecimiento del autor, o al de la divulgación o publicación de la obra, según proceda (artículo 30)".

Es por todo ello por lo que el artículo 41 dice que, "La extinción de los derechos de explotación de las obras determinará su paso al dominio público.

Las obras de dominio público podrán ser utilizadas por cualquiera, siempre que se respete la autoría y la integridad de la obra, en los términos previstos en los apartados 3º y 4º del artículo 14". (Entre otras, fundamento jurídico sexto de la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 28 de enero de 2000.- AC 2000/134-).

En este sentido, dice el Fundamento de Derecho Cuarto de la sentencia de la AUDIENCIA PROVINCIAL DE CANTABRIA de 9 de septiembre de 1997 (AC 1997/1832), "(...) El autor que inscribía su obra, según la legislación de 1879, veía reconocido a todos los efectos su derecho de autor, incluso sin necesidad de que la obra se publicara (artículo 8 LPI 1879); si no la inscribía, aunque se publicara la misma, caducaban sus derechos y la obra podía entrar en el dominio público si en el plazo de doce años (un año del artículo 36, diez años del artículo 38 y un año más del artículo 39), ni el autor ni sus derechohabientes hubieran inscrito la obra en el RPI. La inscripción era, en consecuencia, constitutiva del derecho, y no meramente declarativa. (...).
Con la Ley de 1987 desaparecen las reglas de caducidad existentes en la Ley de 1879, entrando los derechos de explotación de las obras en el dominio público únicamente con la extinción de los mismos por el transcurso de los plazos marcados en las misma. Igual regulación se contiene en la reciente Ley de Propiedad Intelectual publicada por RDLeg 1/1996, de 12 de abril. (...).

El legislador, mediante dicha norma, extiende a los autores cuyas obras estuvieren en el dominio público por aplicación precisamente de aquellas reglas de caducidad de los artículos 38 y 39, la aplicación de la nueva Ley ("...les será de aplicación lo dispuesto en la presente Ley..."), aplicación que es en bloque, tanto en lo relativo a los derechos de autor en su faceta personal, como en la esfera patrimonial, y siempre dejando a salvo los derechos adquiridos por otras personas al amparo de la legislación anterior. (...)

La reciente LPI de 1996 mantiene la redacción de las Disposiciones Transitorias 1ª y 2ª de la LPI de 1987, y su nueva Disp. Transit. 5ª (transcripción de la 2ª de la Ley anterior), se inicia con las palabras "sin perjuicio de lo previsto en la disposición anterior", refiriéndose a la Disp. Transit. 4ª (que es fiel transcripción de la Disp. Transit. 1ª .2 de la ley precedente, y que alude a los autores fallecidos) (...)".

Accede ahora a
Más artículos de este consultorio





Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.





Si quieres puedes

Preparar artículo para imprimir Imprimir

También puedes

Ver más artículos
de este consultorio