ArturoSoria.com: Artículos interesantes y guía selecta de Arturo Soria
 Arturo Soria > Artículos > propiedadintelectual > El plagio literario. Planteamiento de la cuestión.  
separador

El plagio literario. Planteamiento de la cuestión.

por Henar Pérez Castaño
Publicado: 25/12/2001  

Henar Pérez Castaño es Licenciada en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid especializada en Propiedad Intelectual.


"(...) La joven levantó la cortina de hule. El edificio de la estación era viejo y tenía un abandono triste y cuartelero. En su sucia fachada nacía, como un borbotón de colores, una ventana florida de macetas y de botes con plantas. De los aleros del pardo tejado colgaba un encaje de madera ceniciento, roto y flecoso. A un lado estaban los retretes, y al otro un tingladillo, que servía para almacenar las mercancías. El jefe de estación se paseaba por el andén; dominaba y tutelaba como un gallo, y su quepis rojo era una cresta irritada entre las gorras, las boinas y los pañuelos negros (...)".

ALDECOA, IGNACIO. LA DESPEDIDA en CUENTOS COMPLETOS. EDITORIAL ALFAGUARA. 3ª EDICIÓN, 1995.


EL PLAGIO LITERARIO. PLANTEAMIENTO DE LA CUESTION.

Con el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (20ª edición, 1984), de un lado, plagio es la "acción y efecto de plagiar", de otro lado, plagiar, "(...) copiar en lo substancial obras ajenas, dándolas como propias".

Ni el REAL DECRETO LEGISLATIVO 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando, aclarando y armonizando las disposiciones vigentes sobre la materia, (en adelante, TRLPI) ni la LEY ORGÁNICA 10/1995, de 23 de noviembre, del CÓDIGO PENAL, definen bien el término plagio bien la acción de plagiar.

A tenor de todo lo anterior, con el Fundamento de Derecho Tercero de la sentencia de 28 de enero de 1995 (RJ 1995/387), del Tribunal Supremo, (en lo sucesivo STS), Sala de lo civil, positivamente, "(...) Por plagio hay que entender, en su acepción más simplista, todo aquello que supone copiar obras ajenas en lo sustancial. Se presenta más bien como una actividad material mecanizada y muy poco intelectual y menos creativa, carente de toda originalidad y de concurrencia o talento humano, aunque aporte cierta manifestación de ingenio.

Las situaciones que representan plagio hay que entenderlas como las de identidad, así como las encubiertas, pero que descubren, al despojarles de los ardides y ropajes que las disfrazan, su total similitud con la obra original, produciendo un estado de apropiación y aprovechamiento de la labor creativa y esfuerzo ideario o intelectivo ajeno(...)"(entre otras, Fundamento Jurídico Tercero de la STS de 17 de octubre de 1997 (RJ 1997/7468), Sala de lo civil; Fundamento Jurídico Tercero de la STS de 23 de marzo de 1999 (RJ 1999/2005), Sala de lo Civil).

En virtud de lo establecido en la STS de 20 de febrero de 1992 (1992/1329), negativamente, no constituiría plagio la mera confusión con todo aquello que es común o comprende el acervo cultural o "(...) con los datos que las ciencias aportan para el acceso y conocimiento por todos (...)".

Es por todo ello por lo que con el mencionado Fundamento de Derecho Tercero de la conocida STS de 28 de enero de 1995, "(...) el concepto de plagio ha de referirse a las coincidencias estructurales básicas y fundamentales y no a las accesorias, añadidas, superpuestas o modificaciones no trascendentales, (...)".

Por ende, en virtud de todo lo desarrollado, con ESPIN ALBA en EL CONTRATO DE EDICIÓN LITERARIA (Editorial Comares, 1994), "(...) en cualquier hipótesis de plagio hay una ofensa a la paternidad intelectual del autor, que cuando unida a la copia ilícita va a constituir también una ofensa al derecho de reproducción de la obra (copia servil) o de transformación de la misma (copia maquillada) (...)".

Accede ahora a
Más artículos de este consultorio





Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.





Si quieres puedes

Preparar artículo para imprimir Imprimir

También puedes

Ver más artículos
de este consultorio