ArturoSoria.com: Artículos interesantes y guía selecta de Arturo Soria
 Arturo Soria > Artículos > vidayamor > Vocación a la alegría 
separador

Vocación a la alegría

por Abel Díaz

Página  2


Para conquistar un ambiente interno de paz, de alegría, además de caminar junto a Dios o a la gente que saca lo mejor de nosotros -que nos proporcionarán siempre una fuente de vida- se precisa una gran libertad y ambición de corazón. ¡Qué diferente es la vida si se invierte todo el corazón en lo que pensamos que merece verdaderamente la pena! Si nos falta alegría puede ser porque hayamos puesto la esperanza en cosas pequeñas y caminamos con poca libertad. La alegría es siempre como una luz, una alarma que nos indica el grado de acercamiento a nuestra verdad más profunda. Si estamos muy alegres estamos muy cerca de ella. Si estamos tristones, la seguimos de lejos, y entonces cabe preguntarse: ¿A quién sigo? ¿Cuáles son las cosas, las personas a los que sigue mi corazón? Tomemos opciones de liberación. Si algo nos roba la paz, la felicidad, optemos siempre por lo que nos haga crecer en amor, que es fuente de alegría.

Otro motor en el camino alegre es la ambición de corazón. "Si dijiste basta, has muerto", dice San Agustín. Los cristianos sabemos que Dios aspira a mucho con nuestra vida. Pero la gente que nos quiere también lo hace. A mí me gustaría no aspirar a menos, tener un corazón ambicioso, que no se conforme con amar un poquito.


La alegría nace también de un corazón humilde, reconciliado con Dios y con los hombres. Siempre hemos de hacer de hijo pródigo. A veces nos pasamos la vida para volver a la casa del Padre o al camino de la reconciliación con los que nos ha tocado vivir.

Si vivimos con esa libertad, la gente se preguntará en seguida: ¿qué tiene esta persona, que resplandece así? Y podremos decir como el poeta Ruysbroeck:

Ich selbst muss Sonne sein, ich muss mit meinen Strahlen
Das farbenlose Meer der ganzen Gottheit malen.

(Yo mismo tengo que ser sol, tengo que pintar con mis rayos el mar incoloro de toda la divinidad. ) Sí; los hombres que han descubierto su grandeza están llamados a ser sol, luz, alegría de los pueblos.

Accede ahora a
Más artículos de este consultorio

« Anterior1 2 



Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.





Si quieres puedes

Preparar artículo para imprimir Imprimir

También puedes

Ver más artículos
de este consultorio