ArturoSoria.com: Artículos interesantes y guía selecta de Arturo Soria
 Arturo Soria > Artículos > vidayamor > Parábola del trabajador cansado 
separador

Parábola del trabajador cansado

por Abel Díaz

Página  2


¿Cómo reconciliarnos con nuestra labor diaria? En primer lugar no dejar que la queja nos corroa por dentro. No tenerlo como un fardo que nos roba parte del día, sino como una actividad que forma parte de nuestra vida y a la que hay que ir a disfrutar al máximo, dentro de lo disfrutable.

Ser muy conscientes de la trascendencia del trabajo. Abrir puertas a la trascendencia. Ir creando un clima interior de paz, de serenidad. En vez de quejarnos y lamentarnos, saborear que por pequeña que sea nuestra tarea sirve para mucho. Por un lado si lo hacemos bien es un gran servicio a los hombres pero, aparte, -si tenemos fe-sólo Dios sabe la fuerza que está sacando de nuestro cansancio para ayudar a otros. Algunos podrían decir: qué bonito suena, pero verás Nicolas Cage me llega al altura del talón en cuanto a calcinamiento se refiere. Muy bien, partamos de ahí; desde la derrota, desde el enfado, el haber trabajado de forma distinta a lo planeado, etc. Es importante en el trabajo reconciliarse también con uno mismo. No decir: estoy mal, da todo igual, la gente ha visto mis incoherencias, tiro la toalla, soy uno más... No. Decía San Pablo "desde donde estoy me lanzo hacia la meta". Si nos vemos mal, desde ahí, sabiendo que contamos con las fuerzas de las personas que nos quieren.
Hay que darse cuenta de que proponerse una labor seria crea ciertas tensiones: cuidado con el peligro de ser la alegría de la huerta, de intentar dominar a la gente con nuestra bondad; intentar caer bien siempre. Exigir a los compañeros de trabajo es amarles. El que quiere caer bien a toda costa pierde fuerza, a pesar de ser muy popular.

También hay que saber observar. Vayamos al trabajo a aprender de los demás; dejémonos servir por ellos, ya que dejarse querer no es fácil.

En definitiva, se trata de descubrir por dónde se nos va la fuerza en el trabajo, delimitar "los agujeros del balde" y abordar los problemas, teniendo en cuenta que el ambiente externo es siempre fruto del interno y que la verdadera reconstrucción se opera dentro de uno mismo.

Accede ahora a
Más artículos de este consultorio

« Anterior1 2 



Copyright 2000 - 2014 © Rent & Buy S.A.





Si quieres puedes

Preparar artículo para imprimir Imprimir

También puedes

Ver más artículos
de este consultorio